La música es genética.

El cerebro está dotado de unos circuitos que son los que acogen y potencian la sensibilidad musical, asociada a la cohesión social de la especie. Las personas que no pueden disfrutar de la música padecen un defecto genético menor, por lo que puede decirse que la especie está dotada de un gen específicamente musical. Por Yaiza Martínez. Acceda al texto completo haciendo click en “Leer más…”. Las personas que sufren...

Leer Más